Una de las cosas con las que a veces lidiamos los padres es cuando nuestros pequeños tienen pesadillas nocturnas y llegan a nuestra alcoba a media noche en busca de refugio.

O nos piden que estemos junto a ellos buscando un poco de consuelo ante este fenómeno que a veces ni nosotros mismos comprendemos.

Lo que sí me queda claro, es que cuando pasa esto, el descanso no es pleno y menos si llegamos a dormir en un colchón individual medio apretados cuando la situación se pone difícil.

En sí, los sueños son alucinaciones que ocurren durante ciertas etapas del sueño. Son más fuertes durante el sueño REM, o la etapa de movimientos rápidos de los ojos, cuando es posible que no se recuerde el sueño.

Se sabe mucho sobre el papel del sueño en cuanto a la regulación de nuestro metabolismo, presión arterial, función cerebral y otros aspectos de la salud. Pero ha sido más difícil para los investigadores explicar cuál es el papel de los sueños.

Cuando estás despierto, tus pensamientos tienen una cierta lógica para ellos. Cuando duermes, tu cerebro sigue activo, pero tus pensamientos o sueños suelen tener poco o ningún sentido. Esto puede deberse a que los centros emocionales del cerebro disparan los sueños, más que a las regiones lógicas.

Aunque no hay prueba definitiva, los sueños suelen ser pensamientos autobiográficos basados en actividades recientes, conversaciones u otros problemas en la vida. Sin embargo, hay algunas teorías populares sobre el papel de los sueños.

Los investigadores todavía no están totalmente de acuerdo con respecto al propósito de los sueños. Hay, sin embargo, algunas creencias y teorías muy extendidas a lo largo del mundo y sus culturas.

Veamos algunos casos:

  • Los sueños como terapeutas. Los sueños pueden ser formas para confrontar dramas emocionales en la vida. Y debido a que el cerebro está operando a un nivel mucho más emocional que cuando se está despierto, el cerebro puede hacer conexiones con respecto a los sentimientos que el yo consciente no haría.
  • Los sueños como entrenamiento de lucha o vuelo. Una de las áreas del cerebro que es más activa durante el sueño es la amígdala. La amígdala es la parte del cerebro asociada con el instinto de supervivencia y la respuesta de lucha o huida.
    Una teoría sugiere que debido a que la amígdala es más activa durante el sueño que en la vigilia, puede ser la manera que tiene el cerebro de estar listo para lidiar con una amenaza.
    Afortunadamente, el tallo cerebral envía señales nerviosas durante el sueño REM que relajan los músculos. De esa manera no intentas correr o golpear mientras sueñas.
  • Los sueños son tu musa. Una teoría de por qué soñamos es que ayuda a facilitar nuestras tendencias creativas. Probablemente te ha pasado que has despertado a veces con una gran idea para una película, una canción o resolver un problema matemático.
    Sin el filtro lógico que normalmente se puede utilizar durante la vigilia la cual puede restringir el flujo creativo, los pensamientos e ideas no tienen restricciones cuando se está durmiendo.
  • Los sueños como ayudantes de la memoria. Una teoría ampliamente extendida sobre el propósito de los sueños es que ayudan a almacenar recuerdos importantes y cosas que se han aprendido, deshacerse de recuerdos sin importancia y ordenar pensamientos y sentimientos complicados.
    La investigación muestra que el sueño ayuda a almacenar recuerdos. Si tienes nueva información y duermes pensando en ella, podrás recordarla mejor que si se pide recordar esa información sin el beneficio del sueño.

Hasta el momento, la forma en que los sueños afectan el almacenamiento y el recuerdo de la memoria no se conoce claramente.

Pero los sueños pueden ayudar al cerebro a almacenar información más importante de manera eficiente mientras que bloquea los estímulos que podrían interferir con la memoria y el aprendizaje.