Las cinco cualidades que no pueden faltar a la hora de elegir un departamento son las siguientes:

– Tamaño y ubicación. Muchos jóvenes profesionales buscan espacios cómodos y eficientes. Por lo tanto, si quieren optar por departamentos de 1 ó 2 dormitorios, es necesario tomar en cuenta su ubicación, ya que este factor hará más fácil la venta o arriendo del inmueble una vez que quieran cambiarse de vivienda. En este sentido, un edificio cercano al metro o a la locomoción colectiva, será la mejor opción.

– Estacionamientos. Se hace indispensable un edificio con estacionamientos suficientes para propietarios y visitantes. Pero aún más, con estacionamientos para bicicletas e incluso con bicicletas a disposición de los residentes, que permitan a los propietarios trasladarse por la ciudad sin necesidad de ocupar el auto y que, de paso, contribuya a descongestionar calles y autopistas, fomentando así la cultura y el uso de la bicicleta como medio de transporte urbano.

– Áreas verdes. Lo ideal es contar con jardines o áreas de esparcimiento en el recinto donde vivimos. Primero, porque permite desarrollar la vida al aire libre, tanto a adultos como a niños, paseando o incluso practicando algún deporte, como jogging. Y también, porque la propiedad aumentará su plusvalía cuando quieran venderla, ya que la tendencia indica que cada vez más personas optan y buscan viviendas con áreas verdes propias.

– Bodega. Este espacio es vital a la hora de contar con un lugar donde guardar ese artículo que no queremos tener al interior del departamento, pero que debe quedar al alcance para cuando queramos utilizarlo.

– Ahorro y sustentabilidad. Los gastos comunes son un tema determinante a la hora de elegir un proyecto inmobiliario donde vivir. Por ello, hay que poner atención en los atributos sustentables de los actuales edificios, que además de ser amigables con el medioambiente -al incorporar paneles solares, luminarias eficientes, ascensores autoenergizados, y termo de agua caliente-, permiten un significativo ahorro mensual.

Son muchos los factores que entran en juego a la hora de comprar la casa propia. No obstante, éstos suelen variar de persona a persona. Lo vital es buscar, cotizar y comparar, para tomar la mejor decisión. Decisión que en muchos casos es para toda la vida.

Tips de compra

Cuando se desea comprar una casa o departamento, hay varios puntos en los que fijarse. Por ejemplo, dónde está ubicado el proyecto, la conectividad que presenta, si hay servicios de primera necesidad cerca y, lo más importante, la calidad del producto que se evalúa comprar.

El departamento debe ser cómodo, funcional, bien diseñado. Uno tiene que imaginarse viviendo en ese lugar. Es indispensable conocer el respaldo de la inmobiliaria, un gran ejemplo es el respaldo que brindan los responsables de los departamentos en venta zona esmeralda.

Lo más importante es buscar una propiedad que se ajuste a las necesidades del comprador en cuanto a espacio y ubicación. Una vez que se ha determinado dónde quiero vivir y cuánto espacio necesito, hay que ver bien los detalles que más se acomodan. Por ejemplo, estacionamiento, loggia o terraza… En el fondo, ir viendo qué elementos son los que me harían el día a día más cómodo y agradable.