Aprendizaje del siglo XXI: Salones colaborativos

Sabemos perfectamente que el aprendizaje no solo se tiene en un aula de una escuela primaria o universidad si no que se puede extender más allá de las aulas como lo sería en un entorno de oficina.

No sólo la colaboración es una importante habilidad para la preparación universitaria y profesional para el siglo XXI, sino que para muchos estudiantes la comunicación cara a cara está siendo reemplazada lentamente por el tiempo que pasan frente a una pantalla causando un mayor déficit de habilidades.

Los educadores y hasta los mismos instructores se enfrentan a la tarea vital de enseñar a los estudiantes cómo conversar, crear y trabajar juntos en el ambiente del aula.

Entonces, ¿cómo un educador puede conseguir el trasmitir la enseñanza de habilidades a través de la colaboración?

Una estrategia rápida y fácil es usar mesas de trabajo colaborativas dejando las bancas escolares para un fin diferente a este objetivo.

Con las mesas de trabajo colaborativas se pueden crear ambientes diferentes que fomenten la comunicación y para darte una idea de ello, veamos como con 5 arreglos de colaboración de los escritorios se consigue este objetivo:

1) Mesas en forma de herradura

La herradura es una gran estrategia para los activistas de toda la clase, como la lectura que se lee en un ambiente circular o las discusiones en grupo.

La forma de “U” permite a los estudiantes hacer contacto visual y conversar con cualquier persona en la clase y todavía le da al profesor la capacidad de guiar la conversación.

2) Mesas formando un cuadrado

Las opciones únicas de la forma disponibles para los escritorios colaborativos significa que puedes empujar fácilmente cuatro mesas individuales para  para crear una nueva forma.

Las mesas en forma de un cuadrado son grandes para el trabajo en grupo, ya que es lo suficientemente pequeño para fomentar una participación igualitaria a la vez que abre un espacio para múltiples opiniones sobre cualquier tema o tarea.

3) Mesas en pares colaborativos

La mayoría de los maestros hoy en día han oído hablar de “pensar en pareja” como una estrategia de aprendizaje, pero moviendo a los estudiantes o decidir quién se emparejará con quien drena valioso tiempo de clase.

Al contar con escritorios colaborativos éstos encajan perfectamente entre dos para realizar actividades rápidas y sencillas en un formato de “socios”.

4) Rotación de estaciones

Al unirse un mayor número de escritorios, los profesores pueden crear rotaciones de estaciones. Los pupitres colaborativos forman grandes configuraciones creando mesas más grandes que pueden tener una forma idéntica o no entre sí y cada mesa recibe una tarea diferente.

Esto incorpora tanto la colaboración como el movimiento mientras los estudiantes rotan a diferentes estaciones de trabajo para completar varias actividades de aprendizaje dentro de una misma actividad.

5) Conferencia Clásica

Una de las mayores facilidades de los escritorios de colaboración es la capacidad de separar a los estudiantes cuando sea necesario.

Por ejemplo, la única razón por la que no le gustaría que los estudiantes colaboren es en una prueba individual ¿cierto?

Es así como las bancas escolares colaborativas ofrecen una amplia gama de estrategias de colaboración, como se ha visto anteriormente, pero a diferencia de las mesas tradicionales, pueden separarse para una evaluación independiente.

Dos estrellas de la gastronomía mexicana que se encuentran orgullosas en el cielo

Uno de los platillos más icónicos de México es sin lugar a dudas el taco… y de ahí nos podemos topar con una cantidad de platillos que pueden crear toda una serie de taquizas que van desde los tacos al pastor, de bistec pasando por todos los guisados hasta llegar a aquellos tacos gourmet.

Sí claro, porque como en todo, hasta los tacos tienen su “estatus”.

Y esto por supuesto lo tuvieron a bien describir a través de la creación de algo un tanto estratosférico para unos, increíble para otros y exclusivo para unos pocos más llevándolo al firmamento.

Este es el caso de la creación de la idea de crear un taco con un estatus fuera de serie.

Este reto lo llevó a cabo el chef ejecutivo Juan Licerio Alcalá en el Resort Grand Velas ubicado en uno de los destinos turísticos más exclusivos de México, en Cabo San Lucas, creando un taco con un valor de $25,000 pesos mexicanos.

Solo para poner un poco de contexto y como referencia, esto podría ser equivalente a comprar 25.000 tacos regulares en un puesto de la calle y aun así, sigue siendo algo impresionante si quisiéramos entonces poner mucho dinero para llenar una piscina con agua de horchata.

Ahora seguramente te estarás preguntando qué podría tener un taco en donde las bases de su hechura es de origen “humilde”…

Para llamarse taco solo es necesario contar con una tortilla de maíz y un poco de sal, con esto podríamos decir que es lo opuesto al taco que estamos a punto de describir… ¿te imaginas la gran diferencia?

Veamos entonces qué contiene este extravagante taco que lo ha hecho el más caro del mundo:

  • El taco viene con langostinos, ternera de kobe, queso brie de trufa negra y caviar almas de beluga.
  • La tortilla está infundida con copos de oro de 24 quilates y todo se sirve con una exótica salsa de chile y café de civet.

Sí, estos son los ingredientes que lo convierten en el taco más “exclusivo”.

Ahora bien, para acompañar a singular platillo no podría entonces quedar atrás una bebida que se encontrase a esta misma altura de lo “infinito y más allá”.

Entre las bebidas que se destacan en México y que tienen incluso denominación de origen es el tequila.

Y dentro de este club de por sí ya exclusivo nace el tequila “Pasión Azteca” que se distingue por ser un tequila añejo ultra premium tipo Ley .925

Este tequila único tiene 100 años de antigüedad y es 100% de agave azul en botellas de un litro. Dichas botellas han sido diseñadas por el artista Fernando Altamirano, director general de la Ley .925.

El proyecto MX 33 es una botella de licor de platino y oro blanco, con un emblema central de platino puro que contiene una reproducción del arte denominado “Pasión Azteca” de Alejandro Gómez Oropeza.

Solamente se han hecho 33 botellas, cada una grabado con la capital de los 33 países más importantes del mundo. La primera botella se vendió el 20 de julio de 2006, estableciendo un nuevo récord mundial de Guiness para la botella más cara vendida con el precio de venta de $225,000.00 USD.

En contraparte está el proyecto Meshico 33 que es una botella de licor de platino y oro amarillo, similar a la anterior, pero grabada con los 32 estados dentro de la República Mexicana. El precio es de $150,000.00 USD.

El Proyecto Plata y Oro .999 MX es una botella de Oro Amarillo y Plata, similar a las botellas descritas arriba, con un emblema de centro de oro y Ultra Premium con 4 años de edad en su añejamiento. El precio es de $25,000.00

Bueno, es así como dos emblemas de la gastronomía mexicana toman una posición en el firmamento ¿qué tal, eh?

La versión de una hamburguesa en el resto de los continentes

En una fiesta que tuvimos hace poco, contrataron el servicio de hamburguesas para eventos en el DF, debo decir que comimos muy bien y opíparamente y durante nuestra charla de sobremesa nos preguntamos cuál sería la versión de una hamburguesa en el resto de los continentes.

Investigando un poco, nos topamos con esta peculiar información:

Australia y Nueva Zelandia: Hamburguesas con “elote”

En Australia y Nueva Zelanda, suelen colocarle ingredientes poco convencionales como el elote.  Una hamburguesa en estos países además de incluir el lote y las típicas coberturas como el jitomate y lechuga le ponen piña, remolacha en rodajas, huevo frito y tocino.

Esto en sí es toda una bomba.

Asia del Este – Hamburguesas del Arroz

Debido a las enormes cantidades de arroz disponibles en el este de Asia, principalmente en China, Vietnam y Japón en particular han optado por reemplazar los tradicionales bollos de hamburguesa por bollos con arroz comprimido … y la carne de la hamburguesa es una especie de frito hecho con camarón, bardana frita, carne de cerdo a la parrilla y tiras de carne.

Sí, para esta parte del continente asiático, a este híbrido de ingredientes le llaman “hamburguesas”.

Concretamente en China – Hamburguesa de Asno

La provincia de Hebei en China es famosa por su especialidad local, la burger burro. Sí, lo has adivinado. Se hace usando el asno utilizando su famosa salsa de burro llamada Guy Fieri.

Tradicionalmente se sirve en un escamoso pan plano en capas llamado shao bing, junto con cilantro y/o pimiento verde. Se come en una variedad de temperaturas y se remonta a la dinastía Ming.

Cuando la gente decidió que preferían la carne de burro a caballo.

Japón – Algunos Sh * T Loco

Casi cualquier cosa se considera juego y no se esperaba menos ante una hamburguesa de Japón, que cuenta con todo, desde hamburguesas estándar al estilo americano, o como las de pollo, de chocolate y mostaza, hamburguesas de pan negro con lenguas gigantescas y de trufa gourmet con reborde de Emmental.

Toda una locura oriental.

India – Hamburguesas de Pollo o Vegetales

Dado que tanto la carne como el cerdo no se consumen ampliamente en la India debido a la gran población de hindúes y musulmanes, las hamburguesas en la mayoría de las cadenas usan hamburguesas de pollo o vegetales.

Incluso la cadena de carne de vacuno perenne que utiliza McDonald’s recurre al uso del pollo en su “Maharaja Macs”, que son exactamente lo mismo que sus grandes hermanos de occidente

Otra variante popular de la hamburguesa es el pav del vada, que ofrece un fritado de la papa con el chutney de la menta y chiles verdes.

Paquistán – Shami Kebab Burger

Hay toneladas de puestos de comida rápida apareciendo a lo largo de Pakistán y uno de los platos más populares que se está propagando son las hamburguesa kebab shami, una aproximación floja de  una hamburguesa hecha con una empanada que combina carne de cordero y lentejas en dulce pan de molde.

Algunos coberturas comunes son cebollas, ketchup, jengibre y huevos revueltos.